Logan y la ciencia “a la mexicana”

México siendo escenario ideal para que se lleven a cabo cosas que en Estados Unidos jamás ocurrirían. Suena a discurso del Presidente Trump, pero en realidad ha sido un argumento muy utilizado en la industria cinematográfica del país del norte: Logan, el capítulo final de las películas protagonizadas por Hugh Jackman como Wolverine,  lo confirma.

Una -aparente- firma farmacéutica dedicada a desarrollar productos para curar el cáncer, realiza experimentos en un hospital de la Ciudad de México en el año 2029:

In El Paso Charles and Logan watch a video on Gabriela’s phone. She explains she is a nurse working for Transigen in Mexico City and Laura is not her daughter. Despite being labelled as cancer research in fact the facility raised and developed mutants. Several children with superpowers were being raised in almost inhumane conditions, although the staff tried to introduce normal childhood playtime and parties.

En realidad, ese centro de investigación se dedica a criar y desarrollar mutantes, nacidos de madres mexicanas que desaparecen (otro escenario que parece sacado de la noticias y no de un guión de ciencia ficción) y los trabajadores no hacen otra cosa que seguir órdenes (cual maquila) y tratar de vivir como si todo lo que pasa ahí fuera normal (que para eso les paga Transigen -la ilusión de formar parte de una transnacional que hace las cosas bien a los ojos de todos-).

¿Por qué en México y no en otro sitio? Esa pregunta la formulé después de ver esta película, pero no por lo que imaginan. En realidad coincidió que justo al salir del cine, leí que mi colega Fernando Hernández había compartido un post del periódico El País en FB:

captura-de-pantalla-2017-03-05-a-las-08-44-26

 

Es una lástima que México sea noticia en temas de ciencia con un caso tan delicado como el de estas 194 personas que fueron utilizadas como conejillos de indias. Ojalá fuera parte del guión de una película gringa, pero no es así.

Los proyectos relacionados con las aplicaciones médicas deben abordarse de forma multidisciplinar: tampoco hay garantía de que un experto en mecánica de fluidos desarrolle un buen prototipo para el tratamiento de la hidrocefalia -menos si fue entrenado en la escuela para sólo trabajar con caudales y tuberías estándar para estimar caídas de presión-. Aunque los médicos ya están dispuestos a trabajar con otros doctores (sí, los que hicieron un doctorado), es una práctica relativamente nueva que deberá obligar a todos los profesionales involucrados a adaptarse a una nueva estrategia para obtener resultados. Una estrategia basada en la evidencia científica desarrollada con ética.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s