Repetir lo que ya sabemos

En una madrugada de domingo de hace un par de semanas, pude notar que muchas personas consideran que las noches de sábado son para estar ñoñeando. Gonzalo Frasca compartió el siguiente enlace en FB:

El texto completo del buen Frasca es el siguiente:

El rol verdadero del intelectual no es tener razón sino proponer lecturas. Pararse en ese rincón demasiado oscuro, o demasiado caluroso, o inclinado. Ese rincón donde normalmente nadie se detiene porque, a primera vista, no tiene sentido detenerse. Y desde allí, desde ese punto de vista, leer una parte del mundo. Leer, que no es lo mismo que inventar o decir cualquier cosa. Conectar códigos, fabricar nuevos significados que serían imposibles desde los lugares más transitados.
Una vez escuché a César Aguiar decir que no había que perder el tiempo diciendo verdades. Que el conocimiento no se construye transmitiéndolo sino saboteando, cuestionando y problematizando el que ya existe.
Poco importa si estoy de acuerdo con lo que plantea Grompone (aunque reconozco que me hace gracia ver gente grande escandalizada por osar cuestionar una novela). Lo importante es que, en el acierto o el error, lo fundamenta razonablemente y eso trae luz a un lugar que antes estaba oscuro. Esa es la tarea del intelectual. El resto es repetir lo que ya sabemos lo cual es enormemente parecido dar sermones.

El video forma parte de un programa de debate a propósito de los 50 años de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, donde Juan Grompone soltó un buscapiés de ésos que nadie espera cuando se organiza una mesa de discusión para celebrar algo: con Cien años de soledad García Márquez “embaucó al mundo” haciendo un “elogio al atraso”.

¿Cómo se atreve a cuestionar esa obra este Ingeniero Industrial? De acuerdo a los primeros comentarios realizados en la publicación original de Frasca, percibo que provocó incomodidad en muchas personas. Esa situación me hizo recordar una parte de la charla “Rediseñar tu carrera como una start-up” de Hugo Pardo, cuando hizo referencia a las situaciones que -de acuerdo a su experiencia- provocan el aprendizaje efectivo (17:25 al 18:50):

El comentario de Gonzalo se une al señalamiento de Hugo: el profesor puede dejar de pensar que su trabajo es transmitir (repetir) lo que ya sabemos, y asumir el papel del personaje que está detrás de un proceso de hackeo del conocimiento actual. Seguramente muchos de sus alumnos se sentirán incómodos y algo aprenderán.

Por otra parte, otro gran ñoño que compartió su columna semanal en pleno sábado por la noche fue mi compadre José Israel Carranza:

El autor de “Las encías de la azafata” hace una reflexión que nos puede dejar claro el origen de esta eterna polarización (tan explotada últimamente por los políticos alrededor del planeta), la que obstaculiza la convivencia con ese “todo el mundo” que piensa distinto a nosotros. Hasta podemos creer que no existen, aunque en realidad la pasamos ocupados en estarlos evitando.

Reconozco que he venido reduciendo el número de amigos en facebook desde hace algunas semanas, además de mantener la costumbre de bloquear contenido que me ofenda o que comparta pensamientos/conceptos que considero poco inteligentes. Siendo frío y sincero, creo que me he convertido en algo que suponía jamás sería: un intolerante. Ahora bien, si las redes sociales han sido el medio elegido por esta legión de idiotas (citando a Umberto Eco), por un momento llegué a pensar que tenía que encontrar un equilibrio que evite tanto aislarme en entornos cómodos, como engancharme en situaciones -o consumir contenido- que me provoque un reacción interna violenta -que puede ir desde una molestia intestinal hasta la posibilidad que “se me llene el buche de piedritas”-.

Una semana después del primer intento por escribir este post, le compartí mi idea al ñoño detrás del Economicón (José Soto). Este gran editor y gurú de la curación de contenidos, me sugirió que viera la charla TED ‘Cuidado con la “burbuja de filtros” en la red’ de Eli Pariser:

¿Qué tal si lo que intenté hacer fue una simple “limpia” del contenido ya filtrado por el motor de búsqueda web y las redes sociales? Quizás mi búsqueda por el equilibrio no lo encuentre bloqueando contenidos (aunque tengo claro que no será dándole play o like/dislike a cualquier cosa que me tope). La clave estará en mantener la calma incluso en presencia de lo que considere, hasta ese momento, contrario a mis principios. Para muestra un botón: la visita de Milo Yiannopoulos al programa Real Time with Bill Maher.

¿No fue suficiente? ¿Qué tal una mesa de debate?

Tres de cuatro participantes terminaron mentándole la madre al controversial Milo, pero no pasa de eso: aceptar que hay otro “todo el mundo” y aprender a través de ese mecanismo llamado debate. Ya basta de este loop infinito de sermones para escuchar lo que ya sabemos. Prepárense para sentirse incómodos.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s